Asere Que Bola - A Cuba, esa loca y maravillosa isla
Vuoi reagire a questo messaggio? Crea un account in pochi click o accedi per continuare.
Cerca
 
 

Risultati per:
 


Rechercher Ricerca avanzata

Chi è online?
In totale c'è 1 utente online: 0 Registrati, 0 Nascosti e 1 Ospite

Nessuno

[ Guarda la lista completa ]


Il numero massimo di utenti online contemporaneamente è stato 85 il Sab 9 Giu 2012 - 10:49
Mag 2021
LunMarMerGioVenSabDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Flusso RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Crónica de un viaje corto a La Habana

Andare in basso

Crónica de un viaje corto a La Habana Empty Crónica de un viaje corto a La Habana

Messaggio Da colibrì Ven 13 Lug 2012 - 14:40

Ileana Pérez Drago, Madrid | 10/07/2012


Un doble recorrido por la capital de Cuba, donde se comienza por la cara más noble de los edificios coloniales para llegar a la otra ciudad, la de los cubanos de a pie.


Viajar cinco días a La Habana a priori resulta ilógico y poco rentable, pero no siempre las cosas son como uno quiere y este viaje ha sido así: breve, emotivo y necesario.

Salí de Barajas dejando atrás un capitalismo en plena crisis económica y sobretodo moral, una televisión y unos periódicos que mejor no leer si uno quiere levantarse a trabajar con buenas energías y una ciudad que, a pesar de todo, se resiste a abandonar sus terrazas de verano, sus cafés con hielo y su clara con limón. El primer mundo tiene su inercia. Y lo que aquí se considera crisis no tiene nada que ver con el concepto que se puede tener en Cuba. Un cubano que se pasee ahora mismo por España no encontraría ninguna relación entre lo que ve y lo que lee en los periódicos de la Isla o incluso en los propios periódicos españoles, sobre lo que aquí pasa.

Las luces de las calles siguen encendidas, el agua sigue corriendo por las tuberías, no hay apagones y todavía mucha gente sale de vacaciones, aunque sea menos días.

El avión vuela hacia otro mundo, se va aproximando a un socialismo en plena crisis, económica y también moral, a pesar de que sea precisamente “la moral” la que se supone que lo sustenta.

Justo a la altura de las nubes me encomiendo a la lectura de un libro que está teniendo cierto éxito La economía del bien común. Lo llevo como regalo para un viejo comunista, para que lea algo fresco, quizás esperanzador, una teoría que está empezando a aplicarse “desde la base” (todavía me queda algún léxico por ahí guardado) y que al menos intenta crear un punto de enlace entre la economía de mercado capitalista y el beneficio colectivo que defiende, principalmente en su teoría, el socialismo.

Es interesante, cuando regrese a España buscaré en Internet sobre el tema, pues hay empresas que están funcionando con este proyecto. Sigo siendo una ciudadana de izquierda (en el buen sentido de la palabra, es el mismo concepto por el que los religiosos no dejan de serlo aunque hayan curas pederastas y el Vaticano siga acumulando riquezas).

Cada día me siento más adentrada en las ideas democráticas, en el respeto a la diversidad y a la convivencia de todos en sociedad (es un concepto aparentemente reñido con la praxis de la izquierda, y es precisamente su omisión lo que a la vez mantiene y autodestruye al sistema, una gran contradicción, sin dudas). Sigo esperanzada con un mundo menos bipolar y llegará un momento que este planeta lo arreglamos o revienta, lo cual evidentemente nadie quiere, aunque a veces lo parezca.

Cada día estoy más convencida de que lo que realmente importa es que cada persona, hágalo por quien lo haga, sea un ciudadano honesto, que no haga daño a su comunidad y ya puestos a pedir, que colabore con ella, pero esto, si cumple los dos primeros puntos no es imprescindible, siempre habrá quien no quiera colaborar, pero si no obstruye la convivencia colectiva, que sea feliz a su modo. Al final todo se reduce a que la gente viva feliz su estancia en el planeta y que lo dejemos lo mejor posible para que otros puedan seguirlo disfrutando cuando no estemos. Dicho así parece fácil, pero todos sabemos que no lo es.

Aterrizo en el aeropuerto José Martí y todo tranquilo, como siempre. Las trabajadoras vestidas con uniforme de estilo militar llevan, casi como por reglamento, unas medias negras caladas, que más que a la disciplina incitan al desacato. Luego las vuelvo a ver por la ciudad, a las medias, con otros uniformes o sin ellos. Parece que están de moda y me pregunto si no hay algo de filosofía del país en esta combinación.

La mezcla de disciplina militar y relajo en todas las instancias es una de las características nacionales, por más que nos pese. Mi equipaje lleva 300 gramos menos de lo que se admite y, quizás por su discreción, logro evadir la cola del re pesaje por la que pasan solo los cubanos para pagar sus excesos en ropa y comida para la familia.

Sin saber que ya había casos de cólera en Cuba, compro agua en la tienda del aeropuerto, no sin antes cuestionarme por qué tengo que esperar a que la vendedora disponible atienda a las cuatro personas que tengo delante de mí mientras la otra se entretiene acomodando unas cajitas, que seguramente tienen más tiempo para esperar.

Después de dos días sin salir de casa me levanto con horario de trabajador cubano y a las 7 ya voy camino a la lancha de Regla. De los dos cines del pueblo me alegra comprobar que hay uno que ha vuelto a funcionar y está recién pintado. Hay tanda a las 6, a las 8 y matiné infantil los sábados y domingos.

Están poniendo una película reciente del actor José Coronado, y pienso que me gustaría verla por entrar y recordar mis tiempos infantiles y juveniles. Los reglanos llevaban unos años sin cine así que esto es una buena noticia. El cine Céspedes sigue esperando su turno y la escalinata de su fachada sigue sirviendo de banco a algunos viejitos. En el banco —el del dinero— ya hay una pequeña cola de personas mayores, que supongo van a cobrar su pensión pues estamos a inicios de mes.

Enfrente, como muestra de los cambios,en la puerta de una casa una mesa alta donde se vende café. Sigo bajando la calle Martí y encuentro el Atelier de Moda: “La elegante”, que mejor no comento y luego una panadería donde un hombre saca la libreta de abastecimiento y compra el pan que le toca, pero puede además comprar dulces y otros panes por la libre, a precio no subvencionado.

La calle está limpia y muchos edificios pintados. Paso por delante de cinco hombres jóvenes, entre ellos un militar, que debaten sobre algo, y me atrae la idea de que en La Habana, a las 7 y pico de la mañana se abra un debate. Cuando me acerco compruebo que el tema es la pelota y confirmo que el deporte mantiene a los pueblos, en todas las latitudes, más que entretenidos.

En España esperaron que se ganara la Copa de Europa para al otro día hacer la subida de varias tarifas de consumos básicos, los políticos saben aprovechar las oportunidades.
Paso el control, cada vez más rutinario que férreo, para poder montar en la lancha que cruza la bahía (desde aquel año en que se robaron las lanchas, los remolcadores, y hubo todo aquel lío, existe este control en las dos orillas para que no se pueda acceder con objetos punzantes, armas, comida, etc.).

El aire es fresco al amanecer y en este día de julio, como en tantos otros, el mar de la bahía parece que no se mueve y la lanchita avanza suave hasta la otra orilla. Salimos primero los pasajeros de a pie y luego los que llevan bicicletas. Para montar es al revés, está organizado.

Salgo a la calle y como no encuentro un paso claro para los peatones, espero que haya un chance para cruzar. Y me demoro un poco en hacerlo pues, aunque no es reciente, me llama la atención la cantidad de furgonetas y coches estatales nuevos o semi-nuevos de marca europea. Me entretengo un rato en mirar las marcas y enseguida compruebo que pasan muchos Peugeot, algún Citröen (en Cuba hace años le llamaban: si traen), algún Kia y solo me pasaron por delante un Volkswagen que se puede permitir la empresa ETECSA (la Telefónica de Cuba) y uno particular (ya que en Cuba la palabra privado no está en uso). Son fáciles de identificar, pues desde hace años la chapa azul es estatal y la amarilla particular.

Cada cuatro o cinco coches europeos pasaba un almendrón (coche de las décadas 1940-50, que en la mayoría de los casos funciona con motores que son verdaderos engendros de la mecánica con piezas fabricadas en talleres precarios y adaptaciones hasta de Ladas y Moscovich de la era soviética, son el paradigma de la inventiva y la creatividad de los cubanos ante la supervivencia. Estos coches pertenecían a la amplia clase media cubana del capitalismo, dado que su gran número y distribución por todo el país nos hace sospechar, a los que no vivimos esa nefasta época, que no eran los coches de la alta burguesía).

Finalmente se despeja la calle y logro cruzar con seguridad y me empiezo a adentrar en la cara más noble de la ciudad colonial. Lo primero que encuentro es una misa en una pequeña iglesia o capilla en el Convento de Santa Brígida, veo de espalda a varias monjas, y cuatro feligreses que escuchan a un sacerdote.

Al lado una cafetería muy tropical llena de plantas, muy abierta, totalmente apetecible. En la zona abundan los cafés, cafeterías, pequeños hostales, todo bien diseñado y ejecutado al detalle. Buena atención. Precios en CUC (moneda interna convertible del dólar o el euro).

Una mesa con turistas asiáticos, una con turistas europeos, una con cubanos jefecillos de la gastronomía local, una con una familia cubana posiblemente de vacaciones en la Isla o residentes afortunados.
Más adelante, en moneda nacional, familias con niños compran sus billetes para un recorrido con guía por el centro histórico, como parte de las actividades que para el verano se organizan desde la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. También se ofrecen talleres gratuitos para niños en algunas de las casas culturales que abundan por la zona. Subiendo por la calle Muralla, en el espacio que dejó libre algún edificio en ruinas, unas casitas de dos plantas fabricadas con materiales ligeros albergan a ancianos que reciben atención médica y seguimiento dentro de los proyectos de la misma Oficina.

Como pregunto allí mismo, me cuentan que hay más casitas en otras calles y que también hay unos comedores para personas mayores necesitadas. Entiéndase que con la pensión de los ancianos, e incluso con el salario de un obrero cubano, no es posible comer todo el mes. Por lo cual este tipo de proyecto, aunque puntual, es de agradecer que se mantenga en las actuales circunstancias.

oy dejando atrás este oasis, y empiezo a llegar a la otra ciudad, la de verdad, la de los cubanos de a pie. Y junto al deterioro de los edificios empiezo a ver el resultado de los primeros cambios prometidos: el trabajador por cuenta propia. Si bien esta figura existía desde los años 80, la cantidad actual es lo novedoso y un tanto la ampliación de los oficios.

En aquellos años cuando se autorizaron unos pocos trabajos particulares entre ellos estaba el zapatero remendón —solo para reparar no para fabricar— empleando materiales que el Estado debía venderles en unas tiendas que siempre estaban desabastecidas por lo que compraban en el mercado negro la puntillas, el pegamento y las suelas para hacer verdaderas obras de restauración en zapatos de mala calidad inicial que tenían que durar lo que no está escrito.

Fue la época de los tiqui-tiqui, zapatos de tacón con base de madera y unas tiritas de piel o lo que hubiera sobre los dedos. Pagaban sus impuestos al Estado, que sabía que trabajaban con materiales robados a la economía estatal, que es la dueña de toda la materia prima y los recursos, y entraban en el juego que todos conocemos hace cincuenta años: te dejo hacer hasta que yo quiera y cuando no me convenga, bien porque estás ganando mucho dinero —y eso no está bien— o estás hablando más de la cuenta —lo cual tampoco está bien—, directo a la cárcel por enemigo del pueblo.

Este juego cansino —esta palabra de tanto uso en España me parece adecuada para no herir susceptibilidades, por mesurada, ecuánime, más bien desidiosa, como sinónimo de nuestro más cubano aburrimiento— no está del todo descartado en esta nueva etapa, porque cuando empiecen los negocitos pequeños a florecer —si es que florecen— y cuando empiecen a crecer —si es que quieren y pueden crecer—, habrá que ver si no se va a repetir la historia, tantas veces contada y tantas veces oída, de que los enemigos del pueblo han vuelto a enriquecerse. Qué aburrimiento. No me merece otra palabra, si quiero mantener mi estilo.

Volvamos al camino. A medida que me voy acercando a Egido son cada vez más abundantes los vendedores en las puertas de edificios, en los zaguanes abiertos. Una mesita con fosforeras (mecheros), se pueden comprar a 5 pesos cubanos o rellenar la que tengas. Un aguacate a 10 pesos se puede vender al lado de unos palitos para tender la ropa.

Una mesita donde se venden botellas plásticas de agua rellenadas con esmalte para pintar madera o metal, muchos objetos pequeñitos, básicos, como para el hogar. En un zaguán, algo más pretencioso en su día pero decadente en la actualidad, se venden artículos de santería, y una pared está llena de copias de películas. Otro sitio con algo de ropa nueva o usada. Todo montado de manera muy precaria, pura supervivencia, puro tercer mundo, un capitalismo cutre. Perdón, no es capitalismo. Es el trabajo por cuenta propia en el socialismo cubano.

El listado de oficios autorizados da sobre todo tristeza, quizás podemos subir un poco el tono, sin ofender, quizás da hasta vergüenza. Porque si un pueblo tan preparado e ingenioso solo es capaz de hacer por sí mismo lo que se espera de este listado, estamos perdidos, hemos tirado la inversión de tantos años.

¿O es que no están tan perdidos cómo se podría suponer? ¿Y si se amplía el listado y resulta que todo empieza a funcionar mejor? ¿Y si resulta que el Estado no puede competir con los particulares? ¿Y si resulta que ya nadie quiere trabajar para él porque no paga lo que debe y yo solo lo puedo hacerlo mejor? Uy, Uy, Uy, qué miedo. Puede que el hombre nuevo no sepa funcionar en el socialismo del Estado pero sea muy eficiente en el socialismo del trabajo por cuenta propia y el gran padrino Estado, que ya no puede seguir mal manteniendo a tanta gente y tiene que liquidar el contrato de padre omnipotente —muy a su pesar— se vea superado, relegado, ninguneado. Uy, Uy, Uy, qué miedo. El hijo se independiza de papá Estado, y quiere vivir solo, con su nueva familia, y cada familia tiene sus leyes. Uy, Uy, Uy, qué miedo.

Por fin una tienda de un particular que vale la pena. No voy a dar más información por “protección de datos”, no vaya a ser que les cueste que la cierren por buen funcionamiento. Todo pintado, aire acondicionado, buen trato, y moneda nacional, claro que al precio del cambio en dólar. Pero bueno, algo es algo.

En La Habana se habla mucho, esto todo el mundo lo sabe. El cubano es hablador por naturaleza, si no tiene un cuento de verdad se lo inventa, el tema es hablar, de lo que sea, incluso de aquello, de la cosa, de lo que todo el mundo sabe que tiene un límite para hablar. Pero incluso esos límites cada vez son más flexibles dependiendo del lugar y la ocasión. Todo es ya más relajado hasta para eso, siempre que no se sobrepasen los límites y esos ya la gente los tiene muy incorporados, hace muchos años, y cada uno sabe cuáles son aunque no estén publicados, y cada uno sabe hasta dónde se han flexibilizado y dónde se pueden aplicar. En eso a los cubanos no hay quien les gane. Una frase oída en mi recorrido me lo hizo recordar:
“Oye mi hermano, aquí lo que hay es que surfear, cuando venga la ola”

Llegando a Madrid, me puse a ver un programa de esos que solo ponen en verano, de tipo competitivo con un único individuo que juega con el presentador a responder una serie de preguntas, y me pareció genial ver un programa así justo recién llegada de Cuba.

Al concursante le hacen una pregunta, le dan dos opciones de respuestas pero tiene que responder lo incorrecto. En fin, su cerebro tiene que al hablar invertir el primer pensamiento. Y automáticamente pensé: como inviten a un cubano recién llegado el programa se arruina porque se lleva todo el dinero a la primera. Porque pocos pueblos estarán tan entrenados como el nuestro para responder justo con el contrario de lo que la mente piensa. Es una habilidad que les puedo asegurar que no se adquiere en un día, pero que con unos cuantos elementos motivadores se logra y se instala de un modo muy efectivo.

Se trata de un método de control fabuloso, porque no necesita gran inversión, ni desplazamiento de personal uniformado, ni objetos de persuasión directa, ni pandillas de civiles con palos y consignas simulando un pueblo enardecido (esto se reserva para los que no logren controlarse, pero son pocos y se les lleva a la cárcel y/o al extranjero). Se le puede llamar elegantemente autocensura, autocontrol, hasta puestos más a la moda, educación emocional, al final ésta se está definiendo como un control de las emociones según las circunstancias.

Realmente tenemos un pueblo con una elevada educación emocional, algo realmente todavía por conseguir en el mundo capitalista donde pueden aparecer jóvenes que no se saben controlar ante las injusticias, la corrupción, las subidas de precios, las bajadas de salarios, el desempleo, y un inmenso etc. Pero no, en este caso, no es conveniente que haya autocontrol, es bueno que los jóvenes se rebelen al capitalismo, porque si no lo hacen, es que no están vivos, porque se han dejado adormecer por la propaganda capitalista, enajenante.

Yo he vivido muy de cerca y he participado en algunas asambleas de los indignados del 15-M —no sólo son jóvenes, hay ciudadanos de todas las edades—, he ido a las manifestaciones contra los recortes por la educación y la sanidad públicas —porque aquí en España, aunque no se diga en Cuba, esos servicios son gratuitos y de alta calidad, al menos hasta el día de hoy—. He dejado escritas mis opiniones sobre algunos temas y cuando vi en la Puerta del Sol un mapa del mundo donde señalaban los países que se iban uniendo al movimiento y había un par de puntos en el mapa de Cuba, me pregunté si los indignados de Cuba, lo están solidarizados con los problemas de estos indignados de Madrid, o si están indignados por su propia indignación.

Eso no me lo pudieron aclarar los del 15-M, aunque les pregunté a los que estaban cerca del mapa. En fin, esa duda siempre me quedará, porque en Cuba ni me atrevo a preguntar, a ver si los declarados indignados, que tenían Internet, puesto que se anexaron al movimiento a través de la red, son los mismos que hacen las páginas web oficiales de la juventud cubana, que no tiene acceso a Internet —salvo raras excepciones— pero tiene un portal que se actualiza con frecuencia. Esto resulta cuanto menos contradictorio y un poquito más, algo sospechoso.

Por cierto, se comenta que el libre acceso a Internet tendrá el módico precio 6 cuc (casi dólares) la hora. O sea, 180 dólares al mes por 1 hora al día, con esto quedará más que garantizado que el acceso seguirá siendo mínimo y totalmente elitista. Ojalá esto solo sea una bola (un rumor), no lo de acceder a Internet, sino lo del precio y finalmente nuestro pueblo tan instruido y culto pueda tener la posibilidad de leer todo lo que quiera, sacar sus propias conclusiones, y hasta decidirse a opinar. Esto claro que no se va a lograr tan fácilmente, pues junto con los accesos a Internet se generarán nuevos empleos para el control y la actividad oficial en la red, con lo cual los cubanos como se saben controlados se auto-controlarán nuevamente, porque le pueden cortar la conexión en cualquier momento por… el motivo que sea.

Internet, seguramente al principio (aprox. diez años por la cuenta oficial) va a tener que ser para los revolucionarios, y los revolucionarios siguen siendo los que opinan a favor, o no opinan, si opinan en contra, la palabra lo dice, son contra-revolucionarios. Si es que es fácil, yo no sé cómo todavía hay gente que no lo entiende…
Vuelvo a las nubes, y pienso entonces que si el señor nos está mirando -—como afirman muchos millones de personas en el mundo— creo que estará un poco arrepentido de toda esta creación. Quizás ahora mismo esté pensando cómo terminará esta historia de “primas de riesgo” y desmanes del capitalismo y de “cooperativas de obreros” y desmanes del socialismo, y en qué lío se ha metido creando a estas personitas que nos dejamos gobernar por unos cuantos ambiciosos y mediocres.

O quizás solo ambiciosos, porque los mediocres somos nosotros, que somos más y mejores y no logramos controlar a un grupito que seguro viene desde la primaria con algunos problemas de relación con la clase que no han sabido canalizar en sus propias familias y se han ensañado con la masa, en todos los sitios en nombre de ella. Qué desgracia para la humanidad.

Me viene a la memoria otra frase que oí en este viaje, andando Centro Habana: “Esto es a lo cubano: yo no lo entiendo y por eso no te lo puedo explicar”. Sin comentarios.

Y también un letrero en un camión perteneciente a una iglesia : “Cuba para Cristo”, y pienso que preferiría, que Cuba fuera para TODOS, también, por qué no, para él, pero no solo para él. ¿o es que todo el mundo quiere cogerse a Cuba para sí? Creo que no necesitamos más salvadores. Por favor, que este pueblo pueda madurar, ser adulto, que pueda vivir su pluralidad con optimismo y que aprenda a convivir sin que nadie crea que tiene toda la verdad, porque en realidad nadie la tiene. La democracia en Cuba se hará, habrá que hacerla, cuando sea, y ese momento deberá ser de alegría para nuestro pueblo no de agravios ni de revanchas, pues el país se atrasaría mucho más y estaríamos otra vez en manos del odio y la mediocridad. Deberá ser una etapa positiva, todos hablando con todos y de todo, para hacer entre todos lo que se considere mejor.

Para esto deberá prevalecer la cordura, la sensatez, la inteligencia de unos hombres y mujeres responsables, cultos en amplio sentido. Sin grandes caciques, ni grandes oradores, necesitamos gente responsable, que asuma lo que le toca de responsabilidad por administrar nuestra gran familia, y que vea su trabajo, como lo que es, un compromiso temporal que se le asigna tras un breve espacio de tiempo —limitado— a otro miembro de la comunidad, no un cargo vitalicio ganado con no sé cuales méritos por haber hecho no sé cuáles hazañas , durante no sé cuál período. Ya no hay tiempo para más héroes de la patria ni para más salvadores.

No debería haber más tiempo para la supremacía de unos sobre otros. Cada uno podrá aportar algo, sin duda en política vale la experiencia, pero sobre todo valen la inteligencia, la honradez y el sentido común para rodearse de los que saben y dejarse asesorar.
La experiencia a veces es muy traicionera en política, creo que hay que desconfiar de los políticos de profesión, es preferible la renovación permanente o cíclica con gente valiosa, que siempre la hay, y que se le controle, claro está, eso siempre.

La sociedad tiene que tener sus controles para no dejar que los políticos hagan lo que se les ocurra de modo arbitrario. En política no es cuestión de confiar plenamente en los políticos, ni en economía en los bancos, siempre deben estar fiscalizados, observados, obligados a tomar decisiones con consenso, cuando se trata de decisiones que impliquen los recursos de todos. El poder corrompe, ya se sabe. Todo esto ahora parece lejano e intangible, pero se vivirá y no será tan difícil como a veces creemos o nos instan a creer.

No basta con cambios económicos para mejorar la sociedad cubana, los cambios también deben ser políticos, si no nuestra sociedad seguirá viviendo en un doble discurso que distorsiona la realidad y que produce un retorcimiento intelectual y práctico en los ciudadanos que es cuanto menos dañino para la salud social.

Durante todos estos años fuera y dentro de Cuba han compartido mesa y alegría cubanos de diferente signo político y con diferentes visiones de la vida y de la economía. Solo unidos, y que bien unidos, por lazos de amistad y familia, que a pesar de todo, han sobrevivido. Hablo de las últimos veinte años. Nadie pretende convencer al otro de sus razones, sencillamente prevalece el respeto y la convicción de que por encima de cualquier idea somos personas nobles, honestas, seres humanos, en definitiva, que deseamos lo mejor para nuestro país. Es hacia ahí hacia donde creo que deberíamos mirar, hacia esa posibilidad real de entendernos y convivir, todos en función del bien común. Y que la transparencia forme parte de nuestra política nacional, que no se repitan los errores que ya son conocidos del capitalismo, y que no se pierdan las ventajas del socialismo, que son las mismas del capitalismo desarrollado europeo, la educación y la salud gratuitas —pagadas entre todos, porque realmente gratuito no hay nada— y podamos hacer de Cuba una nación próspera.

No es tan difícil hacer que este pueblo sea un poco feliz, pero hay que proponérselo y, sobre todo, no tener miedo a que para ello haya que ceder el poder a las nuevas generaciones. ¿Acaso no están suficientemente preparadas para gobernarse? ¿Por qué desconfiar tanto de los propios hijos?

No he dedicado ni una ligera mención al bloqueo de los Estados Unidos, no creo que haya que dedicarle un segundo más a ese tema, ni una pancarta más, ni un letrero más, ni un discurso más, ni una petición más para su eliminación. Es aburrido, cansino e inoperante. Tanto mantenerlo, por un lado, como hablar de él todo el tiempo en la Isla. Nuestro pueblo lleva muchos años en el medio de un ring de boxeo donde recibe golpes por todos lados, por delante y por detrás, y así no hay quien se levante. Y Cuba, aun con bloqueo lleva años comerciando con todo el mundo. Y si tanto se odia el capitalismo, lo mejor sería haberse olvidado hace muchos años de él y haber hecho del sistema socialista una sociedad autogestionada, autofinanciada, líder del desarrollo sostenible, de la ecología y la eficiencia en un mundo más justo.

Y eso, lo siento, no se logró, a pesar de tener muchos años funcionando al campo socialista, con su CAME, intercambiando sus malos productos y añorando los de los vecinos capitalistas. Porque los comunistas cubanos que han podido, han sido durante años muy selectivos consumidores de lo mejor del capitalismo en cuanto tienen la oportunidad de aterrizar en esas tierras y ahora también sus familias con las que viajan con facilidad, como si vivieran en un país normal. Habría que ser más honrado y más consecuente.

Creo que habría que centrarse en Cuba, en tratar de hacer bien el trabajo, el propio, el del país, y que la preocupación sea que la gente pueda prosperar, producir, trabajar, para sí —por qué no— y para el bien común —también— y despreocuparse de lo que piensa cada uno. Y quitar el bloqueo interno primero. Los cubanos que no vivimos en Estados Unidos ni en Cuba no tenemos influencia del bloqueo norteamericano, pero sí del bloqueo desde Cuba, que permite negociar a los europeos, a los chinos, a los canadienses, etc.

sin haber mecanismos realmente transparentes y oficiales, porque los capitalistas tienen que entrar en el compadreo y la adulación del personal pues crear una empresa no lleva un procedimiento visible, si no es ante todo un acto de favor.
Propiciar que nuestro dinero entre en Cuba para alimentar la vagancia y la falsa creencia de un capitalismo ideal donde parece que nos sobra el dinero que enviamos es totalmente contraproducente, sobre todo para la juventud cubana, que solo ve los resultados y no ve el esfuerzo. ¿Es así cómo se van a seguir educando nuestros jóvenes?

El día que se elimine el bloque interno para los cubanos que vivimos fuera de Cuba, el bloqueo de Estados Unidos caerá, porque los cubanos que todavía lo defienden no lo harán. Eso lo veremos.
Vuelvo a la rutina. He descargado toda esta energía, porque sé que la próxima semana ya cogeré otra vez el ritmo de la vida cotidiana, que como en todas partes, no nos deja casi tiempo para reflexionar. Quizás alguien piense que no valga la pena haber dicho todo esto, o que ya de algún modo se ha dicho, o que no quedo bien con nadie, ni con unos ni con otros, pero esta noche voy a dormir mucho mejor. Realmente no me interesa quedar bien con nadie, sino ser fiel a mis principios y a mi honestidad como ciudadana cubana y del mundo. Y si se publica bien, y si no, también. Ya se lo pasaré a mis amigos, que en cualquier caso, no son pocos.
colibrì
colibrì

Messaggi : 302
Data d'iscrizione : 28.04.12

Torna in alto Andare in basso

Crónica de un viaje corto a La Habana Empty Re: Crónica de un viaje corto a La Habana

Messaggio Da giumiro Ven 13 Lug 2012 - 22:30

fare unriassunto no eh?? Crónica de un viaje corto a La Habana 1869925673

_________________
no es facil!!!
giumiro
giumiro

Messaggi : 2903
Data d'iscrizione : 28.04.12
Età : 61
Località : Piacenza
Carattere : Caibarien Mon Amour

Torna in alto Andare in basso

Crónica de un viaje corto a La Habana Empty Re: Crónica de un viaje corto a La Habana

Messaggio Da mosquito Sab 14 Lug 2012 - 4:58

giumiro ha scritto:fare unriassunto no eh?? Crónica de un viaje corto a La Habana 1869925673

alla faccia del "corto".. Rolling Eyes
papito ahora no tengo tiempo che me sale l'avion..... Twisted Evil
ojala cuando vuelvo..

pero scrivici Crónica de un viaje corto a La Habana 4202727969 tambien ..cuentos ..tuoi.. study
che algo de enteresante pig da raccontare mi sa che ce l'hai..
mosquito
mosquito
Admin

Messaggi : 16420
Data d'iscrizione : 25.04.12
Località : Bollo.gna
Carattere : el VIEJO puttaniere

Torna in alto Andare in basso

Crónica de un viaje corto a La Habana Empty Re: Crónica de un viaje corto a La Habana

Messaggio Da arcoiris Dom 15 Lug 2012 - 0:59

La autora no asume ideas. Solamente observa y describe. Lo que vemos es un país asolado por la soberbia y la ignorancia de dos hermanos enloquecidos y llenos de odio. En Cuba no hay un sistema económico sino una dictadura donde unos pocos quieren aprovecharse del privilegio de mandar a otros.

_________________
Crónica de un viaje corto a La Habana Cuba_f10
arcoiris
arcoiris
Admin

Messaggi : 15647
Data d'iscrizione : 25.04.12
Età : 44
Carattere : vieja y desbaratada pero fantasiosa y calientica

Torna in alto Andare in basso

Crónica de un viaje corto a La Habana Empty Re: Crónica de un viaje corto a La Habana

Messaggio Da Contenuto sponsorizzato


Contenuto sponsorizzato


Torna in alto Andare in basso

Torna in alto


 
Permessi in questa sezione del forum:
Non puoi rispondere agli argomenti in questo forum.