Asere Que Bola - A Cuba, esa loca y maravillosa isla
Vuoi reagire a questo messaggio? Crea un account in pochi click o accedi per continuare.
Cerca
 
 

Risultati per:
 


Rechercher Ricerca avanzata

Chi è online?
In totale c'è 1 utente online: 0 Registrati, 0 Nascosti e 1 Ospite

Nessuno

[ Guarda la lista completa ]


Il numero massimo di utenti online contemporaneamente è stato 85 il Sab 9 Giu 2012 - 10:49
Mag 2021
LunMarMerGioVenSabDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Flusso RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Víctor Mesa, el béisbol en vida

Andare in basso

Víctor Mesa, el béisbol en vida Empty Víctor Mesa, el béisbol en vida

Messaggio Da seba Dom 20 Mag 2012 - 14:52

Quizás como ningún otro pelotero, Víctor Mesa tiene un inmenso arraigo entre las multitudes, a las que enardece a su antojo con un desenfado innato y sorprendente desde los días de jugador. Cuántas veces no ha provocado la exclamación de que está loco por uno u otro lance o desencadenado la apoteosis. ¿Cuál es el secreto de su arraigo entre las multitudes?
El afecto que sienten por él hasta sus detractores, le avalan sus virtudes que, en definitiva, son del agrado de la inmensa mayoría. Arriesga sin vacilación en pos de la victoria; hace lo que cree correcto, aunque parezca un disparate; dice siempre lo que piensa, sin importarle con quien vaya a discrepar, y no le soporta una ofensa a nadie, venga de donde venga.
La gente reconoce su valor y audacia desde los instantes en que, en pos de un batazo, chocaba contra las cercas de los jardines y convertía en una "locura" los estadios. O cuando se deslizaba violento, sin miedo a una lesión, en busca del quieto, ante las miradas estupefactas de la afición. O en aquellas memorables ocasiones en que ponía al borde del infarto a la multitud con un exquisito robo de home.
Sobre la vida de Víctor Mesa, que también le gusta tenderle la mano al necesitado, porque "no olvida su origen humilde" se presenta hoy, en Santa Clara, el libro El béisbol en vida, del periodista de Granma y escritor José Antonio Fulgueiras, su amigo desde la infancia.
Cómo surgió aquella amistad refleja otra de las virtudes de Mesa. En un partido de fútbol Fulgueiras, que se desempeñaba como portero, no pudo atrapar el balón que le dio el triunfo al equipo contrario, y de pronto se levantó del césped un morenito de sonrisa amplia, le puso la mano en la cabeza y le dijo: "Óigame, ese balón no lo cogía nadie".
Sabía bien Víctor lo mal que se siente un atleta cuando comete una pifia, y la falta que hace, en esos instantes, una palabra reconfortante, aunque sea una mentira piadosa.
Corrían los años 60 y desde entonces, José Antonio, que se quedó con las ganas de ser el gran portero de la selección nacional, mantuvo una amistad con aquel que el tiempo engrandeció.
Siempre estuvo muy cerca del desempeño de Víctor, como cronista deportivo del periódico villaclareño Vanguardia. No hubo juego en el país que no siguiera.
Para darle una idea a los lectores sobre cómo evalúa Víctor diferentes facetas de su quehacer, tomé del libro de 200 páginas entre texto, fotos y estadísticas, de la Editorial Deportes, parte de sus reflexiones, que ahora reproduzco, como si fuera una entrevista, con la licencia de su autor.
—¿Por qué lleva los apellidos de la madre?
—Olga Mesa, mi mamá, cuenta que cuando era chiquito botaba la libreta y me iba de la escuela, chivaba mucho. Me puso Víctor por su abuelo por parte de padre; sabía que iba a ser un hombre victorioso. Y me colgó solo sus apellidos porque mi papá no me reconoció.
—A Víctor, ¿lo retiraron a destiempo?
—Fue un día muy triste. Me pidieron el retiro para darle paso a los jóvenes, al igual que a otros consagrados. Y me dieron la misión de ir a jugar a Japón dos temporadas.
"En Barcelona 92 querían que Lázaro Vargas y yo nos quedáramos. En Cuba ya lo querían retirar, y los scout aseguraban que podía jugar del 92 al 2000 en Grandes Ligas con gran exactitud y con tremendas condiciones. Y en eso no se equivocaron, podía haber jugado unos años más".
—¿Un innovador en la pelota?
—Fabriqué muchas jugadas, pero el robo de home me hizo dormir hasta las 12:00 del día. Fue una cosa linda, tan grande, que no puedo explicar la sensación que sentí. La primera vez lo logré en un desafío en La Habana, y resultó como la primera vez que practiqué el sexo, o la primera ocasión en que me enamoré. Son cosas que se hacen una vez y quedan en el recuerdo para toda la vida.
"La jugada se la había visto hacer a Ty Cobb en una película. Entonces calculé la velocidad que podía desarrollar en relación con el movimiento de los pitchers y me dije que si arrancaba bien llegaba, y así lo hice. Son cálculos de segundos. Después lo volví una creatividad y lo logré en siete ocasiones. Otras veces los ampayas me pusieron out y como era tan apretada no sé decir si sí o si no.
—¿Qué era lo que más le molestaba?
—Nunca sentí disgusto porque me gritaran Loco. Más bien me enardecía cuando en las gradas coreaban: ¡Loco!, ¡Loco! Incluso soportaba otros más hirientes. Esos gritos en vez de amilanarme me daban aliento. La gente lo hacía para buscarme las cosquillas, para desequilibrarme, pero yo siempre ponía los oídos muy lejos del corazón.
"Lo que sí nunca permití fue que me gritaran vendido, hijo de puta, o payaso. Esas palabras no están en mi diccionario, ni le aguanto a nadie que me las digan. Yo miraba para las gradas y localizaba al gritón, y después tenía que vérselas conmigo. No reaccionaba ni educado ni político con el ofensor, ¡esa es la verdad!
—¿Muchas ofertas para desertar?
—La mayoría de las personas piensan que yo no deserté por la influencia de mis entrenadores y mi admiración por los grandes políticos de la Revolución, y es verdad que eso influyó, pero el gran consejo siempre lo recibí de mi mamá, que a pesar de sus problemas de esquizofrenia, siempre me decía a la hora de partir: "Mi hijo, defiende esto, quiere mucho a Fidel y nunca te vayas a quedar allá afuera". Y yo le contestaba: "Mima, despreocúpate, que tu hijo nunca te va a hacer quedar mal".
—¿Sus mayores ambiciones?
—No tuve otra ambición en el béisbol que no fuera la de jugar por mi pueblo, la de hacerlo mejor en cada salida, por la ética que uno debe tener ante la gente y su deporte. Nunca solté mis problemas personales al terreno. Ni las enfermedades continuas de mi madre, de las lesiones que me acechaban out por out, hit por hit, por mi forma de jugar a todo tren, de tirarme en las bases, sin miedo a un tobillo dislocado, de partirle a una pelota y estrellarme contra los bloques de las cercas de los estadios en Cuba. Y lo hice en los parques manigüeros y en los grandes como el Latinoamericano. Con televisión o sin ella. Con mucho o poco público.
—¿En el juego, decidías la jugada a la ofensiva?
—Todos los managers, excepto Pedrito Pérez, me dieron luz verde, mas nunca abusé de tal prerrogativa. Eso quería decir que el director tenía confianza en mí y en las cosas que prometía. No todo me salió bien ni como lo imaginaba. Pero en un alto porcentaje alcancé lo que me propuse.
—¿Cómo fueron tus relaciones con los árbitros?
—Siempre respeté a los árbitros. Llegó la ocasión en que me expulsaban. Muchas veces sentí que no lo querían hacer, pero el deber los obligaba. Me botaron cuatro o cinco veces por mi forma de jugar. Las ocasiones en que lo hicieron decían: "Lástima que tengo que expulsarte del juego", a lo que yo respondía, "pero fui quieto". Y ellos negaban, "fuiste out, Víctor, y me estás echando el público arriba". Y yo me iba repitiendo: "Fui quieto, fui quieto".
—¿Cuáles fueron los lanzadores más difíciles?
—Omar Carrero resultó el pitcher al que más trabajo me costó batearle, junto a Rogelio García y Julio Romero. De ellos, a Romero fue al único que le pude dar un
jonrón.
—¿Amores?
—Tuve muchos en los días de pelotero. Al principio me fundí en farras nocturnas, en besos enlatados por los tragos y los cabarets. Renuncié a eso en la medida en que el deporte me fue creando conciencia.
"Estuve ocho años casado la primera vez y tuve mi hija Annierys. No tenía experiencia, y como estaba en la fama dondequiera que llegaba, ¡imagínate! Luego del divorcio, conocí a Eneida Ríos, la mujer de mi vida, la que me envió un dios supremo, una mujer con una paciencia increíble para entenderme, orientarme y quererme. Llevamos quince años juntos. Me ha dado dos hijos.
—¿Se consideraba el mejor?
—Nunca me confié de que era el uno, ni el dos ni el tres. Siempre que llegaba al terreno, trataba de hacerlo mejor.
—¿Tus mayores disgustos?
—Momentos amargos, muchos, siempre que me lesionaba y el día en que me plantearon trasladarme del center para el left field. Yo creía que podía continuar jugando allí, pero respeté al final la decisión de los técnicos.
—¿Qué te faltó por realizar?
—Me hubiera gustado jugar aunque fuera un año con los Industriales, pues tengo mucho público en el Latinoamericano. No me dejaron. Alegaron que algunos dirigentes y el pueblo de Villa Clara se iban a poner muy bravos. Si lo di todo por la camiseta anaranjada durante 20 Series Nacionales, ¿por qué no puedo ponerme la azul por tres o cuatro años? Mi opinión es que si estás en Las Villas y quieres jugar por otra provincia, que juegue ¡Cuba es una sola!
—¿Real o ficticia tu fama de problemático?
—Los mejores valores del ser humano para mí son la sinceridad y la verdad. Hablaba por mis compañeros y expresaba sin miedo sus intereses. Jamás me desvaneció lo material. Criticaba cara a cara cuando veía que se podía hacer algo y no se hacía.
"Algunas gente han confundido y subestimado mis ideales y doctrinas por decir siempre la verdad donde quiera que me he parado, me fuera provechoso o no, y así resolver los problemas. Eso lo aprendí de Fidel. Seguiré estando aquí, caminando por esa misma tierra que un día me tapará para siempre. No he hecho nada en la vida de lo que me haya arrepentido. Nunca he iniciado ni he buscado un problema".
seba
seba

Messaggi : 209
Data d'iscrizione : 19.05.12
Età : 59
Località : Camaguey
Carattere : Piccante

Torna in alto Andare in basso

Víctor Mesa, el béisbol en vida Empty Re: Víctor Mesa, el béisbol en vida

Messaggio Da arcoiris Dom 20 Mag 2012 - 18:40

Tremendo trabajo hice el mono en Matanzas, lastima que siempre esta Industriales en su camino

_________________
Víctor Mesa, el béisbol en vida Cuba_f10
arcoiris
arcoiris
Admin

Messaggi : 15647
Data d'iscrizione : 25.04.12
Età : 44
Carattere : vieja y desbaratada pero fantasiosa y calientica

Torna in alto Andare in basso

Víctor Mesa, el béisbol en vida Empty Re: Víctor Mesa, el béisbol en vida

Messaggio Da seba Dom 20 Mag 2012 - 18:53

Está mejorando...después de dos 4-0 un 4-3!!! Very Happy

Y en Las Villas lo extrañan cantidad....

Seba Cool
seba
seba

Messaggi : 209
Data d'iscrizione : 19.05.12
Età : 59
Località : Camaguey
Carattere : Piccante

Torna in alto Andare in basso

Víctor Mesa, el béisbol en vida Empty Re: Víctor Mesa, el béisbol en vida

Messaggio Da arcoiris Dom 20 Mag 2012 - 18:55

En las Villas extrañamos bateadores que batean cuando hay que batear

_________________
Víctor Mesa, el béisbol en vida Cuba_f10
arcoiris
arcoiris
Admin

Messaggi : 15647
Data d'iscrizione : 25.04.12
Età : 44
Carattere : vieja y desbaratada pero fantasiosa y calientica

Torna in alto Andare in basso

Víctor Mesa, el béisbol en vida Empty Re: Víctor Mesa, el béisbol en vida

Messaggio Da Contenuto sponsorizzato


Contenuto sponsorizzato


Torna in alto Andare in basso

Torna in alto


 
Permessi in questa sezione del forum:
Non puoi rispondere agli argomenti in questo forum.